domingo, 4 de diciembre de 2016

VULCANO video GAME Soundtrack


(SCROLL DOWN for ENGLISH TRANSLATION)


VULCANO es un proyecto indie y una obra gráfica del inquieto Alberto Adsuara. Participan en él Mario Marco como programador e Iris Perales como CGartist, dos profesionales muy jóvenes con muchísimo talento. También es el primer juego para el que compongo una banda sonora completa y una extraordinaria oportunidad para experimentar.

La particularidad del soporte requiere componer temas de duración, en teoría, infinita porque las distintas piezas deben sonar mientras el jugador mantenga activa la pantalla y, además, crear efectos, más o menos complejos, para los distintos eventos, acciones y reacciones que se producen jugando y cuyo sonido, a modo de falsa pista diegética, debe superponerse y adecuarse sin conflicto a los temas incidentales. Bajo esta premisa, he construido loops, composiciones circulares sin ruptura de duración muy breve (cuanto menos pesado sea el archivo de sonido, mejor funcionará el juego). Loops que he intentado que no resultaran insufribles a la escucha prolongada (porque confieso que soy de las que desactiva el sonido de los juegos), que resultaran despreocupados -lúdicos- pero no infantiloides, y que subrayaran el carácter misterioso, suavemente terrorífico del juego, la particularidad que hace enigmático a VULCANO. Vuelve a ser un placer trabajar para ilustrar la obra de un autor que necesita precisamente de mi recuerdo de las músicas que me educaron: la del circo antiguo, el barracón de feria, las cajas de música, las fanfarrias, Nino Rota, Badalamenti.

26 loops distintos (de los que casi la mitad son melodías) componen el soundtrack completo de VULCANO. Espero que la música resulte tan entretenida como el mismo juego y me conformaré con que el usuario no quiera pulsar -al menos, inmediatamente!- el botón "mute".

A modo de resumen, he construido tres temas artificiales, que yuxtaponen por orden los que suenan durante el juego: óyelos en BANDCAMP, o en SOUNDCLOUD (mejor con auriculares, como siempre):

- VULCANO Game Soundtrack (intro + 3 Levels themes mix): la ENTRADA (el primer contacto con el logo) y a continuación un LOBBY loop (desde donde el jugador elige entre las distintas opciones de juego) que se encadena después con los 3 TEMAS PRINCIPALES que corresponden a los niveles.

- VULCANO Game Soundtrack (States Mix): aleatoriamente, 3 estados distintos interrumpen el tema musical del nivel (y complican el juego): en este mix, suena primero el Fat State, seguido del Jason State, y finalmente el Rabbitts.

- VULCANO Game Soundtrack (Game over + Scores Mix): suena el evento GAMEOVER, seguido del fondo musical de la pantalla de recuentos), seguido de otro SCORE MAXIMUM (si el jugador alcanza la puntuación más alta).






VULCANO GAME is an indie project and a graphical work of restless Alberto Adsuara. Participant in it Mario Marco as developer and Iris Perales as CG artist, two young professionals with a lot of talent. It is also the first game for which I compose a complete soundtrack and an extraordinary opportunity to experiment.

The game requires composing themes of duration, in theory, infinite because the various pieces sound while the player keeps the screen active, and also create effects, more or less complex, for the various events, actions and reactions that occur playing; sound, as a kind of false diegetic track, must overlap and conform without conflict to the incidental issues. Under these premises, I built loops (circular compositions without rupture) of a maximum duration of 30 seconds (less heavy the sound file, the better the game will work). Loops that tried not to be insufferable to prolonged listening (I confess that I am one of those deactivating sound on games), to be ludic but not childish, and to underscore the mysterious, mildly terrifying character of the game, the particularity that makes VULCANO enigmatic. Again, it's a pleasure to illustrate the work of an author who directs me towards the things that I like the most: old circus, music boxes, fanfares, Nino Rota, Badalamenti.

26 different loops (of which almost half are melodies) make up the complete VULCANO soundtrack. I hope the music to be as entertaining as the game itself and I will be satisfied if the user doesn't want to press - at least immediately! - the "mute" button.

As a summary, I have constructed three artificial themes, which juxtapose in order the different themes that sound during the game: heart it at BANDCAMP, or SOUNDCLOUD (better with headphones, as always):

- VULCANO Game Soundtrack (intro + 3 Levels themes mix): The INPUT (the first contact with the logo) and then a LOBBY loop (from where the player chooses between the different game options), which is then linked with the 3 MAIN THEMES for the 3 different levels.

VULCANO Game Soundtrack (States Mix): Randomly, 3 different states interrupt the main music theme of the level (and complicate the game): in this mix, first sounds the Fat State, followed by Jason State, and finally the Rabbitts State.
- VULCANO Game Soundtrack (Game over + Scores Mix): The GAME OVER event sounds, followed by the musical background of the SCORE SCREEN), followed by another SCORE MAXIMUM (if the player reaches the highest one).






miércoles, 9 de noviembre de 2016

BELLO BARRIO

BELLO BARRIO es un programa de “música gustosita” en una radio autogestionada. No os perdáis sus deliciosas selecciones de incunables, rarezas y bellezas. Los jueves de 19:00 a 20:00 en Radio ELA.

- la página de podcasts:
http://www.radioela.org/_Bello-Barrio_.html

- su página de Facebook:
https://www.facebook.com/Bello-Barrio-1151945101493585/

BELLO BARRIO is a program of "gustosita music" in a self-managed radio. Do not miss their delicious selections of incunabula, rarities and beauties.



domingo, 22 de mayo de 2016

Love Birds

POST ACTUALIZADO: haz clik para ver Love Birds, el último corto de Alberto Adsuara para el que he tenido el placer de componer la música. 
Su duración es de unos 10 mn aproximadamente y por eso, antes de ponerme a componer o improvisar, en esta ocasión se hace necesario proyectar un guión sonoro que trabaje al servicio de las imágenes en los distintos momentos dramáticos a lo largo del metraje. El realizador sabe lo que quiere y eso agiliza el trabajo enormemente: establecemos un primer boceto ya bastante preciso en cuanto a los tiempos, las connotaciones del sonido y también los imprescindibles silencios, que se fue concretando hasta el resultado que hoy presento.  Aquí para ver el corto, y más abajo enlace a los dos temas principales junto a un par de los inquietantes fotogramas que acompañan.


(click sobre el título para oír >)  Love Birds - Blues 

Para la escena del baile de la protagonista, un blues muy sencillo de progresión clásica que se va "ensuciando" y espesando  a medida que avanza junto a las imágenes y se mezcla con las voces en el corto. Al contrario de lo que sería más lógico (que la actriz baile al son de la pieza), las circunstancias obligaron a componer esta -más que nunca- "falsa diégesis" al son de una danza previamente rodada, adaptándose a su tempo y su sensualidad.

Separado de las imágenes y la pista de sonido propio (un diálogo emitido por una televisión, que funciona ya a su vez tanto como falsa pista diegética, como como pieza incidental durante el corto),  el final de mi composición tal vez parezca un tanto injustificado, pero invito a oirlo en su contexto más adelante.

(click sobre el título para oír >)  Love Birds - TV music box 

Un batir de alas, el alboroto de unas gaviotas que parecen reirse de la protagonista, el crepitar del fuego: también aquí incorporo sonidos reales a un tema que en esta ocasión es totalmente incidental. Sobre una secuencia de notas básicas que reproducen la melodía anónima clásica de los eventos en el circo, las ferias, las tómbolas, las tragaperras (el director escoge el camino), me hipnotizo a mí misma mientras voy añadiendo capas de piano, jugando a ocupar los huecos del tiempo que marca el metrónomo, persiguiendo intersticios y solapamientos; aplicándome al día siguiente simplemente a deshacer los nudos de la red que tejió la suerte principalmente sola.

El tema debía sonar ligero y despreocupado... aparentemente.  No sé si he conseguido lo que también pretendía: que el ostinato resulte obsesivo, hipnótico, como la melodía de las cajas de música, como las pantallas de televisión. Como la protagonista de LoveBirds...





sábado, 7 de mayo de 2016

Música para microfilms / Microfilm Scores

Alberto Adsuara sigue confiándome la música de sus últimos microfilms y yo le agradezco la oportunidad de experimentar componiendo piezas muy cortas para secuencias que ya resultan visualmente impactantes. La música tampoco necesita palabras, pero aprovecho el blog, como vengo haciendo, también como simple registro del trabajo.

Wrong Love


La secuencia exige cambiar radicalmente el tempo, el tono y también la instrumentación que utilicé en el microfilm anterior. No dudo en partir de la base rítmica de un latido y no dudo en trabajar sólo con percusión. Dispongo de una batería interminable que recoge el más leve movimiento de mis músculos sincopando huecos del ritmo que acumulo superponiendo capas/pistas. Tras dos horas de diversión obsesiva, la grabación me ha salido tan fácil y "visceral" que esta vez no tengo dudas: mañana la lijo y la pulimento. Al día siguiente la encuentro asilvestrada en exceso y me parece sólo una buena base. Ajusto afinación, volúmenes y redobles y añado un bajo para que se entienda mejor "la melodía": podría orquestar todas las que subyacen y añadirlas (y tal vez acabe haciéndolo), pero por la tarde vuelve a resultarme imprescindible su rudeza y la doy por terminada así desnuda. Aquí sí utilizo loops de audio real: un masticar y unos besos, que me gustan crudos y no disimulo. El microfilm no incluye la versión definitiva de la música (el realizador no es culpable de mis infinitos retoques), que sí se puede escuchar aquí en Soundcloud.

Ser o no ser


..."Cállate (durante un rato)" es lo que me digo a mí misma a menudo y es el título que le he puesto a esta pieza, que sí es original y me ha salido casi de un tirón para Ser o no ser. Al terminarla, me parece tan delicada, sensual y risueña como la secuencia merece, pero no sé si con la mañana me parecerá un horror (o quizá que el tono impone demasiado mis propias conclusiones): se la mando sin barbecho al realizador. Sus comentarios me ayudan a simplificar efectos: cambio el "acordeón" (... que en realidad era un saxo alto, y se suponía que debía sonar a eso) por un "fagot" (si es que consigo que lo parezca!).

Intento mejorar el sonido. Lo único que no me gusta es culpa mía en la calidad del audio de los vídeos finales: determinados volúmenes, ecos y reverberancias que, aunque espero que no note todo el mundo, a mí me irritan como errores cada vez que los oigo. Me temo que necesito dedicar tiempo a aprender a ecualizar: vuelvo a agradecerle a Adsuara esta nueva oportunidad... junto con su falta de escrúpulos. El microfilm no incluye la extensión completa de la música, que sí se puede escuchar aquí en Soundcloud.

DeathBlues


Para DeathBlues recurro a un tema que ya tenía compuesto: Winter Quarter/ Cuartel de Invierno. Al inicio entran los primeros cuernos (o a eso pretendía que sonaran) y al momento la vocación de danza de castillo, de minueto triste. Textura y color que me parecieron adecuados a los del microfilm, tanto como el hecho de que la melodía tenga, en este caso, un final (más redundante en lo palaciego todavía) que siempre me sonó a final del cuento: colorín colorado y un libro en la secuencia se ha cerrado.

Iba a darla por terminada tal cuál pero seguía sintiendo como un fracaso no proporcionarle un blues a una obra que ya en el propio título manifestaba claramente su voluntad. Sin más expectativa que la del experimento, le di una vuelta de tuerca a la pieza cambiando la instrumentación de cuerdas, flautas traveseras y piano a contrabajos, vientos desgañitados y acústica y.... oh! ¿qué me encuentro? ¿un blues que no lo es? ¿un regusto a San Bernard Herrmann de TaxiDriver -definitivamente, no tengo vergüenza-? Edito los dos temas para que encajen en el montaje de video: su estructura es idéntica y sólo varía la instrumentación. Espero que Alberto decida.

Y me responde: "He escogido la primera, pero he dudado bastante. la segunda tiene un aire a procesión de Semana Santa gaditana que me entusiasma, con saeta incluida."¡...!.... La perspicacia de mi amigo me proporciona sin saberlo un momento impagable de pasmo y revelación: ¡qué TaxiDriver ni qué metrópolis!, ¡qué calles de NY ni Los Angeles!: ¡me ha salido una procesión! No podría hacerme más ilusión: me duermo acordándome de Buñuel y de Solana, y también recordando otras fanfarrias (¿cómo podría comprenderme nacida en esta ciudad sin una banda municipal incrustada en el cerebro?) y cómo, durante los meses de fiestas en los que el oído se resigna a soportarlas interminables e impuestas, de tiempo en tiempo (y suele coincidir con el final del día, cuando la orquesta vuelve cansada del pasacalle, y, o, borracha, y, o, desmembrada), alguna melodía consiguió despertarme del hartazgo obligándome a oler Al-Andalus... aunque fuera durante unos segundos solamente.

Añadida finalmente a Dirty dream, la secuencia hace brillar la música como si hubiera sido creada para ella y dignifica mi composición restituyéndole algo de ese color a jazz oscuro que tanto me entusiasmó reconocer contaminado por las fiestas de pueblo. Por fin estoy satisfecha: esto es blues y es death, sólo que a la española.

Aquí la pieza musical entera: esta versión creo que suena limpia (es mucho más difícil ecualizar vientos).